Cursos de buceo, qué son los niveles PADI

¿Siempre te ha llamado la atención lo que puedes encontrar en las profundidades submarinas?

Entonces no hay duda: tienes espíritu buceador. Descubre los secretos del océano obteniendo la formación necesaria para la realización de inmersiones por tu cuenta. En nuestros cursos de buceo tendrás acceso a todos los niveles PADI para convertir tu afición en toda una aventura.

Qué son la certificaciones PADI y cómo obtenerlas

Lo primero con lo que vas a encontrarte a la hora de acreditar tu nivel como buceador son estas siglas: PADI. Se emplean para referirse a la Professional Association of Diving Instructors o, lo que es lo mismo, la Asociación Profesional de Instructores de Buceo. Este organismo se fundó en Estados Unidos en 1966 y desde entonces ha servido como referente a la hora de determinar el nivel de especialización de los buceadores.

En esencia, PADI es una escuela de buceo a nivel mundial. Pero además estas siglas se emplean de manera habitual para referirse a las diferentes certificaciones que puede obtener una persona en su trayectoria submarinista. Estas certificaciones se consiguen mediante cursos de formación teórico – prácticos aplicables tanto para quienes quieran disfrutar del buceo desde una perspectiva recreativa como para aquellos que decidan convertirse en instructores profesionales.

Encuentra un curso de buceo a tu medida en Buceonatura

En nuestro centro de La Herradura, en Granada, impartimos cursos de buceo de todos los niveles PADI. Para ello, hemos reunido al mejor equipo técnico y humano con el objetivo de convertir tu afición en una práctica divertida y segura. Te ofrecemos la posibilidad de profundizar en tus intereses subacuáticos en una de las zonas más atractivas para la práctica de buceo en el sur peninsular: el parque natural Maro-Cerro Gordo.

La oferta de cursos de buceo de Buceonatura parte de niveles básicos como el Scuba Diver o el Open Water Diver, dos imprescindibles en la iniciación de todo submarinista. El primero es solo una toma de contacto con las profundidades marinas y te permite realizar inmersiones acompañado de un instructor. El segundo es el que te da autonomía como buceador para que descubras el fondo del océano por tu cuenta.

Los cursos de Advanced Open Water, Rescue Diver, Divemaster y Master Secuba Diver suponen un paso más en tu formación como buceador. Son cursos orientados a perfiles más profesionales y a todas aquellas personas que desean convertir su afición en un medio de vida.

¿Tienes dudas? Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a encontrar el curso de buceo que mejor se adapte a tus necesidades y expectativas. Disponemos de horarios flexibles y te ofrecemos todas las facilidades a nuestro alcance para que obtengas siempre un servicio de calidad y al mejor precio.

Bautismo de buceo en La Herradura, el primer paso en un paraíso natural

Seguro que alguna vez has pensado que tipo de sensaciones experimentan los buzos cuando se encuentran en el fondo del mar, y seguro que a ti que te encanta la aventura y las nuevas experiencias has estado tentado a vivirla por ti mismo y no esperar a que te lo cuenten. Estás de suerte, gracias a Buceo Natura podrás disfrutar de un bautismo de buceo.

El centro se encuentra a tan solo 50 metros del mar y es el más cercano al Parque natural de Maro-Cerro Gordo de La Herradura, en Granada.

¿Qué significa un bautismo de buceo?

El bautismo buceo la herradura no es un curso donde aprender a bucear, es algo totalmente diferente, podríamos decir que es un desafío para tus sentidos en la que no es necesario tener experiencia. Con estas primeras inmersiones, a poca profundidad, te irás adaptando al medio de manera tranquila y disfrutando de miles de sensaciones.

Este bautismo no te certifica como buceador, para ello debemos comenzar algún curso para aprender a bucear. La mayoría de personas que realizan un bautismo buceo la herradura no se pueden resistir a convertirse en buzos.

¿Cómo se desarrolla el bautismo de buceo?

Al comenzar la aventura el primer paso es una pequeña clase teórica, donde se te explicará los aspectos fundamentales del equipo de buceo: uso del equipo, aprender a respirar y compensar, en definitiva, todo lo necesario para realizar la actividad con total seguridad.

Una vez terminada esta charla, llega el momento de trasladarse al lugar desde donde lanzarse al agua para comenzar la experiencia.

En compañía de un instructor, que no os dejará solos ni un momento, nos revisará el equipo para que esté perfectamente colocado y en las mejores condiciones. Es hora de introducirse en el mar y relajarse (es normal estar un poco nervioso).

Una vez dentro del agua, para ir acostumbrándote a respirar, nadarás por la superficie únicamente con la cara dentro del agua. Una vez acostumbrado se iniciará el descenso, muy despacio para compensar. El instructor controlará en todo momento tu consumo de aire, tu flotabilidad, etcétera.

Después de unos minutos, para habituarse al medio y al equipo, acompañados del instructor empezarás a vivir tu aventura extraordinaria: colores, luz, bancos de peces, estrellas de mar, erizos de mar, pulpos, calamares? ¡Un espectáculo maravilloso!

Curso de Rescue diver, qué es y cómo mejora tu nivel de buceo

Hacer un curso de buceo Rescue Driver puede convertirte no solo en un mejor buceador sino también a garantizarte que tendrás la facultad necesaria para solucionar cualquier problema que te surja durante tu inmersión.

¿En qué consiste el curso?

Para nosotros es el más gratificante, para ti puede ser todo un reto personal. El temario se divide en las siguientes áreas: capacidad para ponerse a salvo en caso de problema, técnicas para tranquilizar a otro(s) buceador(es) que estén bajo el agua contigo, gestión de emergencias, rescate de buceadores que estén bloqueados mentalmente y que no puedan reaccionar así como de compañeros que hayan perdido la consciencia y no puedan seguir desarrollando su actividad con normalidad.

¿Por qué mejora tu nivel de buceo?

Si en el curso inicial se te enseña a usar la botella de oxígeno, a sumergirte y a conocer tu equipamiento; en este se te integra en un grupo y se te anima a que detectes no solo tus problemas sino también los de aquellos que te acompañan.

Es decir, aprenderás técnicas diversas para que bucees por dos o por tres personas y para que sea capaz de controlar los nervios bajo el agua para salvarle la vida a otra persona.

Como es lógico, el curso lo imparten nuestros mejores profesores que no dudan a la hora de crear situaciones diversas para que lleves a la práctica todo lo aprendido. Recuerda que también se te darán nociones de primeros auxilios para que seas capaz de llevar a cabo cualquier tipo de reanimación en el agua.

Es decir, ya no vas a bucear solo por el placer de hacerlo siguiendo una serie de movimientos más o menos similares. Ahora tendrás que bucear de forma distinta y mucho más completa.

De hecho, consideramos este curso como el mejor complemento para cualquier amante del buceo. Solo necesitarás contactar con nosotros y te informaremos puntualmente de todo lo que necesitas saber para convertirte en un buceador de rescate.

A buen seguro, aprenderás todo lo que necesitas para que tu próxima inmersión, y la de los que te acompañen, sea mucho más segura.

¿Te animas a convertirte en un buceador de élite?

¿Quieres divertirte al máximo mientras aprendes nuevas técnicas de buceo?

Contacta con nosotros y recibe toda la información. Todo sea por desarrollar tu afición de la mejor manera posible.

Cinco consejos prácticos para hacer tu bautismo de buceo

El buceo es una experiencia maravillosa que te proporcionará sensaciones únicas y la posibilidad de explorar un universo ciertamente bello. Ahora bien, se trata de una actividad no exenta de riesgos, por lo que hay que realizarla siempre de forma correcta y priorizando la seguridad en todo momento.

Por ello, para que tu bautismo de buceo resulte plenamente satisfactorio, te mostramos a continuación cinco consejos prácticos que debes tener muy presente antes de sumergirte bajo el agua:

Nuestros cinco consejos

1. No aguantes nunca la respiración
Los principiantes en el buceo suelen, como acto reflejo, tender a contener la respiración. Esto, sin embargo, debes evitarlo a toda costa, ya que podría provocar -en caso de un ascenso rápido- que el aire en expansión no pueda salir de nuestras vías aéreas, algo que puede llegar a ocasionar lesiones pulmonares.

2. Presta atención a la presión de tus oídos
El cambio de presión que tiene lugar al bucear se nota especialmente en los oídos, pudiendo llegar a ser una sensación muy incómoda e incluso provocar lesiones en el oído medio. Para evitarla es necesario igualar la presión de los oídos a la del agua. Uno de los métodos para hacerlo es bloquear las fosas nasales con los dedos y soplar por la nariz, maniobra que conviene realizar con frecuencia, especialmente en los primeros metros que desciendas.

3. Aprende a vaciar el agua de tu máscara
Si entra un poco de agua en tu máscara, no te preocupes, no es motivo para interrumpir el bautismo. Es muy fácil vaciarla: inclina la cabeza mirando hacia arriba, aprieta ligeramente con tus dedos el marco superior de la máscara contra tu frente, y sopla por la nariz. Cualquier resto de agua saldrá por abajo, dejando tu máscara vacía y con una visión perfecta.

4. No vayas demasiado rápido
El buceo es una actividad para practicar de forma relajada. No resulta en este sentido beneficioso moverse demasiado deprisa, ya que, por un lado, te perderás gran parte de la belleza submarina, y por otro consumirás más aire por el esfuerzo y se acortará el tiempo de inmersión. Cuando realices el bautismo procura hacer un aleteo muy suave, o simplemente déjate llevar por tu instructor.

5. Se respetuoso con la fauna marina
Te sorprenderá la cantidad y variedad de vida que se puede ver en un bautismo. Tu instructor te mostrará no solo peces, sino otros organismos que viven pegados a las rocas o sobre el fondo, como esponjas, corales y nudibranquios de vivos colores. Por eso hay que tener mucho cuidado de no tocar nada, voluntaria o involuntariamente, ya que podemos dañar esta fauna tan delicada. Aproxímate con cuidado, observa y disfruta.

Siguiendo estos consejos que te ofrecemos desde Buceonatura, tu bautismo de buceo resultará mucho más gratificante y seguro.

Paraje Natural Maro-Cerro Gordo

BUCEONATURA, se encuentra situado en los lindes de este paraje natural, parte del nombre del centro e viene de ahí. El paraje es un espacio natural protegido desde el 18-07- 1989, de unos 12 km. cuadrados de costa muy rocosa entre las provincias de Málaga y Granada, con numerosos acantilados y barrancos entre las localidades de La Herradura y

Nerja, tiene espacios muy significativos como la playa de Cantarrijan, y numerosas calas rodeadas de cortados sobre el mar. Además, en esa zona protegida se contempla también una franja marina de una milla de extensión desde la línea de playa, hacia el mar de Alboran.

Se caracteriza por abruptos acantilados de hasta 75 m. de desnivel  y numerosas calas fruto de la erosión y regresión marina sobre las últimas estribaciones de la sierra de la Almijara, bajo el mar, posee grutas y fondos muy escarpados donde se refugia fauna y flora especifica de la zona.

Este Paraje Natural, es la zona habitual de inmersión de BUCEONATURA, siempre que las condiciones meteorológicas nos lo permitan, pues somos el centro de buceo más cercano a este Paraje, tan solo a cinco minutos de navegación de las primeras inmersiones, que no sobrepasan los 20 m.

de profundidad, sin embargo, en cada inmersión, podemos ver una gran variedad  de flora y fauna, obtendrás  más información detallada en la descripción de las inmersiones en nuestra pagina.

 

      

 

      

 

Las inmersiones aptas para todo el mundo, solo se pide un mínimo control de la flotabilidad con el fin de no dañar el fondo de este delicado y rico ecosistema, tenemos inmersiones que requieren un máximo control  como las cuevas de Cantarrijan, también aptas para todo el mudo, como puedes ver en la descripción de las inmersiones se trata de una inmersión, 10 m. máxima profundidad, que

 

     

 

     

 

discurre entre grietas y cuevas de fácil acceso, aparte de los numerosos puntos de inmersión que solemos frecuentar.

Y no solo el buceo es la actividad que se puede practicar, por nombrar algunas de ellas, es un lugar ideal para la práctica del snorkel, paddel surf, kayak, senderismo, rutas de bici, (montaña y carretera), descenso de cañones, chárter en barco etc. sin olvidar que tenemos Sierra Nevada a 45`, y su clima tropical, en invierno la temperatura media es de 18º,

 

     

 

y puedes disfrutar de deportes de nieve y playa el mismo día, ¿Quién te puede ofrecer eso?, además disponemos de unas comunicaciones excelentes, autovía hasta la misma Herradura, Málaga a 45` donde dispones de AVE y aeropuerto, Granada a la misma distancia, no lo dudes, el paraíso está muy cerca de donde tu estés.

 

 

SALVADOR BLANCO DIAZ

EL NAUFRAGIO DE LA HERRADURA

 

El dieciséis de julio, celebrábamos la fiesta de NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, patrona de toda la gente de la mar, vaya desde aquí nuestro más merecido homenaje del que ya dejamos constancia teniendo el honor de llevar a la virgen en nuestro barco,

 

Nuestro Barco Transportando a la Virgen.

Nuestro Barco Transportando a la Virgen.

 

pero sobretodo aprovecho la ocasión para recordar a las 5.000 personas que el 19 de octubre de 1562 perdieron la vida frente nuestras costas en el famoso naufragio de La Herradura y que le costó al reino de Felipe II la perdida de la armada invencible.

En aquellos tiempos se estableció una estrecha vigilancia al imperio otomano por el control del comercio en el mediterráneo  y los saqueos continuos por parte de los berberiscos, aliados de los turcos que tenían estos fines como misión y la de buscar esclavos, lo que desencadeno en el año 1571 la batalla de Lepanto.

Con el fin de combatir este enfrentamiento, Felipe II ordena en julio de 1560 a D.Alvaro de Madrigal virrey de Cerdeña, preparar la armada, se construyeron  en Barcelona veintitantas galeras de guerra armadas hasta los dientes, con el fin de conquistar las plazas de Orán y Mazalquivir, base de operaciones del gigante Turco.

Antes de dirigirse a Orán, D. Juan de Mendoza  al mando de la flota de veintiocho galeras, hace escala en Málaga, conocido puerto donde se abastecían a los barcos de pólvora y utensilios. Esperando vientos favorables, en concreto el terral que los llevara rápidamente a las costas de África, el mar se levanto, este puerto estaba muy expuesto a los vientos del este hasta que se levanto un dique por los Borbones para proteger de los vientos de poniente y levante, con esta situación y dada la cantidad de naves, Mendoza decide poner rumbo a una bahía abierta para poner en agrupación cómodamente a sus naves , decide dirigirse a la bahía de La Herradura ensenada natural entre Cerro Gordo a poniente y la punta de la Mona a levante muy conocida como refugio por los navegantes y los corsarios de Argel y Tánger.

 

Plano Naufragio de La Herradura

Plano Naufragio de La Herradura

 

Imagen Aerea Zona Naufragio

Imagen Área Zona Naufragio

 

Serian aproximadamente las diez del 19 de octubre de 1562 cuando las galeras comenzaron a situarse a levante de la bahía (punta de la Mona), ya fondeados parecían al resguardo y sin peligro pero el viento rolo a componente sur  desencadenando un fuerte temporal típico de la zona y que en el año 1900 acabo con el buque escuela alemán Gneissenau, la experiencia a las tormentas y altas olas del báltico le sirvió de poco ante este viento infernal  que  llevo a este buque contra las rocas del  dique de levante del puerto malagueño. A la flota de D. Juan de Mendoza no les dio tiempo a levar anclas y trasladarse al otro lado de la bahía  ni dar la vuelta a la punta de la mona, al cambiar el viento las galeras quedaron batidas abiertamente al viento de sudoeste que las empujo contra las rocas ese sería su fin, el mar creció, y la furia de las olas movía las galeras de un lado para otro sin control. Se intento sujetarlas con doble fondeo lo que suscito críticas ya que no se solía hacer en estas circunstancias.

 

Viñeta Naufragio

Viñeta Naufragio

 

Mendoza ordeno soltar los galeones  y a las galeras, también libero a los condenados a remar librándolos de los grilletes como ordenaba  las buenas artes de navegación en caso de naufragio.

La galera Capitana de Nápoles levo anclas pero con tan mala fortuna que fue a dar en las rocas y arrastrada por el mar hasta la playa encalló. La patrona y Caballo de Nápoles dieron la vuelta sobre sí mismas, e inmediatamente todas las comenzaron a chocar unas con otras, destrozándose o hundiéndose. Los  supervivientes se tiraban al mar pero la resaca, maderos y toda la clase de objetos flotantes acababan con sus vidas. La Barbola choco con un peñón y el árbol quebró, fue arrastrada hasta la playa quedando depositada en ella sin daños considerables, todos sus tripulantes se salvaron. Mendoza fue golpeado y arrastrado al mar por el árbol de la capitana de España navío que mandaba, murió ahogado. La Barbara choco con un peñón La Brava, La Estrella renegada Y Esperanza se perdieron. La lucha por la supervivencia contra el mar embravecido fue inútil llevándose consigo veinticinco galeras y 5.000 personas.

La Capitana de España fue embestida por las olas hasta atravesarse y hundirse entre las 12h y las 13h del día, salvándose unas cinco personas de cuatrocientas. A las 13h se habían perdido todas las galeras, de las veintiocho, veinticinco habían quedado en el fondo en la Herradura, la tres que se salvaron, Mendoza, Soberana y  San Juan, escaparon por la  posición que ocupaban en la bahía, próxima a la punta de la Mona, pudieron levar anclas y dar la vuelta, refugiándose entre dicha punta por la cara de poniente y el peñón de las Caballas conocido por los Berengueles.

 

Viñeta Naufragio

Viñeta Naufragio

 

Se calculan unas 5.000 personas fallecidas, los remeros, más acostumbrados al ejercicio físico y sin ninguna impedimenta, traje, coraza etc. fueron los más numerosos en salvarse, unos 1740 lo que  significa que estaban muy cerca de la costa, se calcula un  total de7.000 personas embarcadas.

Durante días el mar no dejo de arrojar cadáveres a las playas, siendo recogidos y enterrados por los vecinos de La Herradura y Almuñécar. Estos hechos se guardaron en la memoria, hasta que Miguel de Cervantes, hiciera referencia a ellos en la segunda parte del Quijote publicada 53 años después  en el capítulo 21. En La Herradura se hace constancia y memoria  con diferentes actos conmemorativos, placas y monumentos.

 

Monumento Naufragio de La Herradura

Monumento Naufragio de La Herradura

 

Monumento a los caídos en el naufragio, se encuentra ubicado en la mitad del paseo de Andrés Segovia.

 

Inscripción Naufragio de La Herradura

Inscripción Naufragio de La Herradura

 

Mosaico en referencia al párrafo donde  Miguel de Cervantes  hizo mención, en el Quijote, al pueblo de La Herradura. Se encuentra a la entrada de la iglesia.

El naufragio de la flota causo bastante repercusión en los dominios de Felipe II que convoco cortes en Madrid para buscar solución a la perdida de las galeras a cargo de D. Juan de Mendoza, construir nuevas y defender las fronteras y costas de África, ya que la situación era favorable a los Turcos, nueve años después del naufragio tuvo lugar la batalla de Lepanto 7 de octubre de 1571 entre la liga santa, una coalición cristiana liderada por España y el imperio Otomano.

Pocos han sido los medios destinados al estudio y recuperación de este patrimonio histórico, mi agradecimiento por poner en conocimiento de todos con su esfuerzo, y base de estas líneas, a esas personas entre los que quisiera nombrar a algunos como reconocimiento y fuente de mayor información.

  • Doña María del Carmen Calero Palacios, autora de numerosos estudios del acontecimiento y del libro Naufragio de la Armada española en La Herradura
  • Andrés Cárdenas Muñoz, autor del libro El naufragio de La Herradura
  • Junafran Cabrera, vecino de La Herradura y dibujante, algunas de las ilustraciones pertenecen a su comic sobre el naufragio que podéis adquirir.
  • El rincón del navegante.

 

 

SALVADOR BLANCO DIAZ

LA PREPARACIÓN FÍSICA EN EL BUCEO

 

 

 

En el agua no se permite ni la más mínima debilidad. El buceo es una actividad considerada de “riesgo controlado”, y cualquiera que conozca estos riesgos debe ser consciente de la necesidad de disponer de una buena forma física, dentro de nuestras posibilidades, para la práctica de este deporte que está al alcance de todo el mundo.

Si nuestro cuerpo responde adecuadamente podremos reaccionar con mayor rapidez ante cualquier problema, además seremos capaces de salir de situaciones comprometidas, evitaremos posibles lesiones y, lo que también es importante, podremos disfrutar más de la inmersión.

Con el incremento del rendimiento se aumenta de forma paralela la captación de oxígeno. Así el corazón se “hace más grande”; por lo que el submarinista entrenado precisará de una actividad cardíaca menor que el no entrenado, frente al mismo esfuerzo de trabajo.

En este artículo haremos un planteamiento general del entrenamiento adecuado para el buceador; por supuesto, deberán analizarse los casos concretos para el desarrollo de técnicas especializadas que requieren de una forma física superior.

 

¿QUÉ MÚSCULOS TRABAJAN EN UNA INMERSIÓN?

¿QUÉ CUALIDADES DEBEN DESARROLLARSE?

¿CÓMO DESARROLLAR ESTAS CUALIDADES?

 

EL PLAN DE ENTRENAMIENTO

 

DEPORTES COMPLEMENTARIOS

 

¿QUÉ MÚSCULOS TRABAJAN EN UNA INMERSIÓN?

“Todos”. El buceo es uno de los deportes más completos que existen en este sentido, puesto que hace trabajar a toda la musculatura, aunque cabría matizar que sobre todo la del Miembro inferior, ya que nos sirve para propulsarnos en el agua. Al bucear realizaremos una secuencia compleja de movimientos, compuesta por una multitud de movimientos, capacidades y rendimientos; todos los cuales debemos ser capaces de realizar en orden correcto y de manera coordinada.

Lo positivo es que, a pesar de que intervienen todos los músculos, las lesiones óseas debidas al esfuerzo no existen, puesto que se trabaja en condiciones de “falta de peso”. Ingravidez

Por todo ello siempre es recomendable estar en buena forma física general para evitar bajones de rendimiento o peligrosas pérdidas de conocimiento.

El submarinismo no es un deporte de rendimiento en el sentido habitual, pero requiere de un esfuerzo muscular considerable para poder desplazar el propio cuerpo y el equipo completo hacia delante debajo del agua y, todo el trabajo que tenemos hasta llegar hasta nuestro punto de inmersión. Un rendimiento que deberá agigantarse en situaciones imprevistas como, por ejemplo, si nos sobreviene de repente una corriente o simplemente si necesitamos nadar más de lo inicialmente previsto.

 

¿QUÉ CUALIDADES DEBEN DESARROLLARSE?

Tres son los puntos o cualidades que deberemos desarrollar de manera principal:

La resistencia aeróbica. Con la palabra resistencia significamos la capacidad del ser humano de soportar un esfuerzo prolongado sin disminuir la intensidad inicial. Pues bien, la resistencia aeróbica consiste en hacer trabajar los músculos utilizando como carburante sólo el oxígeno transportado por los hematíes de la sangre.

La intensidad del trabajo es relativamente baja pero, en teoría, puede prolongarse tanto como se quiera sin necesidad de disponer de un tiempo de recuperación.

En ningún caso la frecuencia cardíaca superará el doble de la obtenida en reposo.

Control espacial del cuerpo. Imprescindible para controlar el volumen de nuestro cuerpo en un espacio extraño como es el agua. Si no somos conscientes y tenemos un control de lo que ocupamos en el espacio, difícilmente podremos llegar a movernos con fluidez debajo del agua, este punto lo conseguiremos con una perfecta flotabilidad y adaptación a nuestro equipo mediante una instrucción y entrenamiento. No olvides de perfeccionar tu técnica y entrenarla con los diferentes cursos de especialidades que existen.

Técnica específica. Efectivamente, en función del tipo de buceo que practiquemos, será necesario el desarrollo de una serie de técnica específica que conviene controlar a la perfección.

 

¿CÓMO DESARROLLAR ESTAS CUALIDADES? EL PLAN DE ENTRENAMIENTO

 

Está más que claro, una buena forma física no es algo que se consiga de un día para otro. Llevar una vida sana y una correcta alimentación, junto con el desarrollo diario de una serie de sencillos ejercicios de entrenamiento; es más que suficiente para disponer de un cuerpo preparado para cualquier tipo de inmersión.

Somos conscientes de que el entrenamiento no siempre es agradable, supone una actividad preparatoria para la obtención posterior de un rendimiento y por lo tanto es necesariamente un trabajo largo y meticuloso. Por ello debemos centrarnos en las pequeñas satisfacciones de poder ir progresando con el paso de los días y, para no dejarnos llevar por el desánimo, recordarnos a nosotros mismos nuestros objetivos.

A continuación te proponemos un plan de entrenamiento en el que se recogen unos sencillos ejercicios que podrá realizar en casa:

 

PRIMERA FASE: CALENTAMIENTO (estiramientos dinámicos y/o Ejercicios de movilidad)

 

El objetivo de esta primera fase es aumentar la temperatura corporal, que ayudará a disminuir la rigidez muscular y articular, aumentar el grado de

conducción nerviosa, aumento del suministro del flujo y cinética del VO2, y por supuesto, aumentar la función termorreguladora, lo que servirá para desarrollar una optima ejecución del entrenamiento, previniendo las lesiones. (Bishop 2003)

 

Mediante los estiramientos dinámicos, que no estáticos, mejoraremos el rendimiento del trabajo que se realizará posteriormente, debido a que aumentaremos la temperatura corporal (con las mejoras que conlleva este aumento de la temperatura) y pondremos en tensión estructuras (como por ejemplo músculos, nervios, etc.) que vamos a utilizar en el ejercicio.

Estos ejercicios consistirán en realizar el movimiento de una o varias articulaciones en sus máximos rangos articulares.

Se realizará entre 10-20 segundos de movimientos por cada articulación.

 

SEGUNDA FASE: EJERCICIOS

Hay muchos aspectos que se pueden trabajar en una rutina de entrenamiento, pero consideramos que en el buceo la más importante es la fuerza-resistencia muscular, ya que el bucear es una ejercicio constante.

Sobre todo ejercicios que sometan a trabajo el tren inferior, pudiendo ser:

 

Sentadillas búlgaras: glúteos mayores y cuádriceps femorales

Sentadillas Cuadriceps femoral, glúteo mayor e isquiotibilaes en fase excéntrica

Sentadilla posición sumo: Cuadriceps femoral, glúteo mayor, aductores e isquiotibilaes en fase excéntrica

Peso muerto: Cuadriceps femoral, Isquiotibiales en fase excéntrica

Elevación de talón sobre un step cn o sin carga: Tríceps sural.

No debemos olvidar ejercicios de tonificación de tórax y  tren superior.

 

TERCERA FASE: ESTIRAMIENTOS ESTÁTICOS.

El estiramiento estático trata de llevar el músculo que se quiere estirar a una posición de tensión o disconfort, la cual el sujeto pueda mantenerla durante 30-45 segundos sin dolor.

La musculatura que más nos interesará estirar tras un entrenamiento del tren inferior como hemos propuesto será:

 

Glúteo mayor

Psaos-iliaco

Cuadriceps femoral

Aductores

Isquiotibiales

Triceps sural

 

 

DEPORTES COMPLEMENTARIOS

Un entrenamiento completo requiere la práctica de una serie de deportes complementarios al buceo (por desgracia no podemos estar tanto tiempo bajo el agua como nos gustaría a nosotros).

Existen una serie de actividades que se complementan a la perfección con el buceo y que nos permitirán adquirir la forma física deseada.

Básicamente deberemos hablar de la Natación, uno de los considerados cuatro deportes fundamentales (los demás son la carreta a pie, la bicicleta y el remo); no sólo nos hará acostumbrarnos al medio en el que después nos moveremos, sino que además nos ayudará a mejorar nuestra capacidad de resistencia. Con la natación trabajamos la musculatura de las piernas, algo que siempre nos será de ayuda en el buceo. Conviene, como es natural, comenzar por sesiones cortas que iremos ampliando a medida que mejore nuestra capacidad. Para sesiones largas se recomienda alternar el crowl con la braza.

Resulta imprescindible realizar un autoanálisis de nuestros propios gestos, evitando el moverse con precipitación y nadar con un avance discontinuo.

Asimismo y siempre que nos sea posible, convendrá nadar con aletas, para acostumbrarse a su uso y trabajar la zona; así como alternar ejercicios de apnea.

 

Con el objetivo de muscular las piernas, la carrera a pie y la bicicleta, resultan igualmente excelentes ejercicios.

Además y como deportes complementarios, la práctica del fútbol y del baloncesto puede ser enormemente útil. En estas dos actividades se desarrolla la resistencia aeróbica. En ambos el ritmo de juego suele ser rápido y requiere de una mayor capacidad de reacción y exigen la realización de una gran cantidad de gestos diferentes. Además y fundamentalmente en el baloncesto, trabaja también la coordinación, algo que también nos servirá bajo el agua.

 

Otros deportes beneficiosos puede ser la práctica del waterpolo y de la escalada. En el primero se nos obligará a experimentar gran cantidad de diferentes situaciones en el agua, de las que deberemos salir adecuadamente. La escalada requiere sin embargo una alta dosis de agilidad, que deberá combinarse a la perfección con la fuerza; se trata de un ejercicio que precisa del desarrollo de todos los músculos, puesto que nunca podremos llegar a saber la situación concreta en la que nos encontraremos en un determinado momento. Además la necesidad de una concentración absoluta es muy similar a la que precisaremos para el buceo.

Trabajo de musculación en el gimnasio, es una base para cualquier deporte, en nuestro caso debemos prestar atención al trabajo fuerza/resistencia, pudiendo hacer alguna sesión de fuerza, no descuidaremos el trabajo de  flexibilidad muy importante.

 

El buceo es una actividad muy placentera y segura, apta para todo el mundo pero, no debemos olvidar que estamos en el mar, “nuestra seguridad y disfrute dependen de nuestra formación y condición física”, nunca olvides ni sobrevalores estos puntos.

 

Bibliografía

BISHOP, D. (2003). Warm up I: Potential Mechanisms and the Effects of Passive Warm Up on Exercise Performance.Sports Medicine 33, nº6 : 439-454

 

 

SALVADOR BLANCO DIAZ  (MSDT PADI)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies